Postales de la 65 Berlinale: Mujeres al poder

11 February 2015
BERLIN

Por Narce Ruiz

Directora de Programación

El Festival Internacional de Cine de Monterrey es asiduo a la programación que dicta La Berlinale. Del 5 al 15 de febrero, este Festival ha dado impulso a filmes como Hoy Quiero Volver Solo (Selección Oficial 2014), Güeros, Black Coal Thin Ice (57 Muestra) así como las grandes nominadas al Oscar este año: Boyhood y The Grand Budapest Hotel.  Estamos en búsqueda de llevar a México lo mejor de este cine.

Tras dos días inmersa en la programación, he notado con mucho agrado una gran coincidencia: una y otra vez, este año las mujeres toman control en mundos de hombres.

En las películas de la competencia oficial, 45 años (Andrew Haigh), Nadie quiere la noche (Isabel Coixet) y La reina del desierto (Werner Herzog), las protagonistas son mujeres que llevan la delantera, que no esperan a que un hombre les venga a decir qué y cómo deben hacer las cosas. No están pasando por encima de nadie, simplemente están tratando de salir delante y conseguir metas trazadas con anterioridad.

Esta feliz coincidencia es inspiradora. Todas estas mujeres de carácter determinado y reacias a cambiar su rumbo muestran un nuevo rol que hace falta en el cine. Me hace pensar que tantos años de vivir sin voz ni voto por fin ha cambiado, pero no sólo en temática, también en las protagonistas, que ninguna es una veinteañera espectacular con los típicos cánones de belleza de Hollywood. Se trata más bien de mujeres maduras.

Destaca Juliette Binoche como Josephine Peary, impecable y guapísima en Nadie quiere la noche, película inaugural de la 65 Berlinale, y además la única película de este trío dirigida por una mujer.

La reina del desierto de Herzog representa a ese viejo cine épico, al estilo Cleopatra y Lawrence de Arabia. Es un rescate grandísimo que haya hecho esta película sobre Gertrude Bell, escritora, viajera y politóloga británica. Un factor curioso es que, mientras James Franco nos entregaba su actuación en pantalla, en el cine Friedrichstadt-Palast, la gente se reía sin parar. Cada vez que él hablaba era como si lo imaginaran recitando esos diálogos en The Interview. Una experiencia extraña.

La opinión y el debate no se hacen esperar y la gente ya tiene a sus favoritos. El Oso de Oro, se rumora, podría irse a casa con Andrew Haigh por 45 años. Aún quedan algunos días de trabajo y ver muchas más películas. Espero esta coincidencia siga poniendo a las mujeres en el poder.

Desde Berlín,
Narce

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Security Code: