Pierre-Henri Deleau

Nacido en 1942 en Francia, Pierre-Henri Deleau es un director de festival. Fue cofundador y director general de la Quinzaine des Réalisateurs en Cannes de 1969 a 1998. Fue también cofundador y gerente general del International Festival of Audiovisual Programs (FIPA) en Biarritz de 1987 a 2009. Desde 1990 es el gerente artístico del International Historical Film Festival de Pessac. Ha sido asistente de dirección de Jacques Doniol-Valcroze y Pierre Kast y productor de Claude Miller y Hugo Santiago. Ha sido miembro del jurado en diversos festivales internacionales, entre los que se encuentran Berlín, Venecia, Río de Janeiro, Montreal y Chicago, entre otros.

Conferencia magistral: De la necesidad de lo inútil: el lugar del artista en la sociedad.

Sábado 18 de agosto / Centro de las Artes 16:00 hrs.

La Quincena de los Realizadores, 50 años de “Cinéma en liberté”

Apenas unos días tras el inicio del Festival de Cannes en 1968, un grupo de cineastas encabezado por François Truffaut y Jean Luc Godard llamó a una conferencia de prensa.  Su objetivo: llamar a la cancelación inmediata del Festival. Mayo de 1968 fue un periodo turbulento que transformó a Francia, y por supuesto, también al mundo.  Las protestas estudiantiles escalaron y a ellas se sumaron los trabajadores. El país estaba en caos y el cine no podía seguir viviendo un espacio superficial.

Los principios impulsados por Cahiers du Cinéma y la nueva ola del cine francés encontraron en este rompimiento social el momento de su consolidación, y es entonces que se manifiesta desde la Sociedad de Realizadores de Francia la necesidad de lanzar en 1969 y de forma paralela al Festival de Cannes, la Quincena de los Realizadores, un espacio que operaba bajo el lema “El cine en libertad”, tan libre que en su primera edición proyectó todo lo que recibieron los organizadores.  A cargo de un joven cineclubista de Lille, Pierre-Henri Deleau, la Quincena se organizó en tan solo 2 meses, bajo el principio de que “todas las películas nacen libres e iguales entre ellas, y se les debe ayudar a permanecer así”.  Este espíritu innovador y disruptor de la Quincena la ha acompañado desde entonces, siendo suficiente mencionar que incluso tuvo una sección de cine en formato Super 8.

En su página web, a razón de su 50 aniversario, la propia Quinzaine reconoce que fue el tiempo en el que surgieron “nuevas estéticas y prácticas del cine alrededor del mundo” y el “surgimiento de nuevos cineastas  con la voluntad de sacudir formalmente las prácticas académicas”, los que le dieron empuje en su origen.

La Quincena ha sido el escaparate para muchos cineastas que se convertirían en nombres cotidianos.  Pero también ha ofrecido un espacio receptivo para muchos cineastas que enfrentaron la censura, e incluso la cárcel, por expresar su visión del mundo a través del cine.

Hoy, a 50 años de su nacimiento, el Festival Internacional de Cine de Monterrey celebra y reconoce la importante contribución de la Quinzaine des Réalisateurs para impulsar y defender el cine del mundo, con un espíritu de apertura que nutre el talento de los jóvenes cineastas y que ha sostenido por medio siglo su visión del cine en libertad.  ¡Larga vida a la Quincena!